Protestas en Irán dejan 21 muertos y más de mil detenidos.

Al menos 21 personas, entre ellas 16 manifestantes, han muerto y unas mil fueron detenidas durante las protestas contra la situación económica y el gobierno en Irán. Nueve personas murieron este martes en el centro del país, donde los manifestantes intentaron tomar por asalto una comisaría.

Las protestas empezaron desde el jueves en la ciudad de Mashhad (noreste) y luego se extendieron por todo el país. El presidente Hasan Rohani acusó a una “pequeña minoría” de “agitadores” de ser responsables de las manifestaciones pero aseguró que el gobierno está dispuesto a “resolver los problemas de la población”, en particular el desempleo, que afecta al 12 por ciento de la población activa.

Las autoridades desplegaron fuerzas de seguridad suplementarias para hacer frente a las protestas, que de momento no parecen tener un liderazgo claro. Según la televisión estatal, seis manifestantes murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, cuando intentaban tomar por asalto una comisaría en Qahderiyán, en la provincia de Isfahán.

En Jomeini Shahr, una ciudad de la misma región del centro del país, un niño de 11 años murió y su padre resultó herido por disparos de manifestantes cuando pasaban cerca de una protesta. Por otra parte, un miembro de los Guardianes de la Revolución murió y otro resultó herido por disparos de un fusil de caza en Kahriz Sang.

Las autoridades acusan a los “alborotadores” armados de infiltrarse en las manifestaciones mientras que algunos dirigentes acusan de los disturbios a “contrarrevolucionarios” instalados en el extranjero. El general Rasul Sanairad, responsable político de los Guardianes de la Revolución, acusó en particular a los Muyahidin del Pueblo de Irán, una organización en el exilio, y a grupos monárquicos del extranjero de “estar detrás” de las protestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =

Pin It on Pinterest