Economista califica de incierto el futuro de la actividad comercial.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
La alegría y los distintos sentimientos que producen las actividades de fin de año y las organizadas para recibir el 2019 ya pasaron, con ellas también se fue la dinamización en el comercio local y ahora, el sector debe enfrentarse a un futuro incierto limitado por la buena andanza de políticas gubernamentales, los pequeños empresarios independientes e incluso el estado laborar en las familias.

El licenciado Rolando Meléndez Quintanilla, en la primera observación económica del año, menciona que efectivamente las recién pasadas festividades abonaron de forma positiva al sector, sobre todo en el consumo de productos alimenticios, pues como ya es costumbre se invierte un capital adicional al que se mueve en otros meses, las remesas no faltan y muchos esperan estas fechas para adquirir electrodomésticos o mejorar las condiciones de vida.

“Como se desarrollen las cosas durante el primer trimestre del 2019, se determinará el futuro de la economía en el departamento, recordemos que Chontales no se ve muy afectada con la crisis comparado con otras zonas del país, porque la mayor parte de la población está en el comercio informal (siendo empleado o empleador), y aunque los precios sean inestables en la producción ganadera y agrícola, sigue siendo una gran fuente económica”, analiza Meléndez Quintanilla.

Ante ese panorama incierto pero alentador, el licenciado Rolando resaltó que enero es naturalmente pasivo, pues la población se gasta el dinero con anticipación y también se destina circulante en el avituallamiento escolar (que en promedio ronda los 2 mil córdobas), en ese sentido considera importante la prudencia de los padres de familia para comprar lo necesario y en los hijos ser conscientes, que la economía no permite lucir los zapatos más caros.

“La gratuidad de la educación es solo dentro del centro de estudio, los padres de familia asumen una gran parte. Pero de forma general no podemos entrar en estrés colectivo, hay que sacarle provecho a los momentos difíciles, estos momentos son idóneos para ser más creativos, reinventarnos y esperar como se perciben las recaudaciones en las comunas, si habrá o no más recorte presupuestario, porque queramos o no, eso influye”, agregó.

Espera además que la banca ya vaya creando estrategias para no perjudicar a quienes tienen financiamiento, ya que un gran sector sostiene sus pequeños negocios con préstamos, al bajar las ventas crecen las dificultades al querer saldar la deuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − dieciseis =

Pin It on Pinterest