Presidente peruano enfrenta el fantasma de la destitución, como su antecesor.

Los crecientes desencuentros entre el presidente peruano, Martín Vizcarra, y la líder opositora Keiko Fujimori, cuyo partido controla el Parlamento, agitan de nuevo los temores de una destitución del mandatario, tal como sucedió con su predecesor Pedro Pablo Kuczynski.

En medio de la avalancha de inmigrantes venezolanos llegados al país y el fantasma de la inestabilidad política que ahuyenta las inversiones, el oficialismo denuncia que el fujimorismo está armando un escenario para intentar destituir a Vizcarra en el Congreso, tal como ocurrió con Kuczynski.

El ex mandatario renunció en marzo cuando el Congreso dominado por la oposición se aprestaba a aprobar una moción de destitución en su contra, tras verse salpicado por el escándalo de corrupción de la brasileña Odebrecht.

La decisión del cuestionado fiscal general, Pedro Chávarry, de abrir el lunes una investigación contra el ex ministro de Economía, Alfredo Thorne, por un controvertido contrato firmado en 2016 para construir un aeropuerto cerca de Cusco, cuando Vizcarra era ministro de Transportes del gobierno de Kuczynski, ha atizado el fuego del conflicto político.

El aeropuerto no llegó a hacerse porque, ante la polémica, el gobierno de Kuczynski rescindió unilateralmente el contrato en 2017. “Es evidente que el objetivo de Chávarry es Martín Vizcarra”, dijo la vicepresidenta peruana, Mercedes Aráoz. “Acusa a Thorne para llegar al presidente”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − tres =

Pin It on Pinterest