Dos asesinatos crueles se registraron en León y Jinotepe.

Tomado del Nuevo Diario.
La Policía de León encontró un cadáver en la cajuela de un taxi que fue incinerado, la madrugada de este lunes en el camino a la comunidad de Lechecuagos, jurisdicción de ese departamento.

Al lugar se presentó el taxista Juan Antonio Torres, de 46 años, quien reconoció el vehículo color mostaza, placa LE 312, propiedad de su hermano, Félix Alberto Torres Machado, de 49 años, de quien se desconoce su paradero y se presume es la persona asesinada e incinerada.

“El cadáver está irreconocible, no hay una evidencia concreta de que se trata de Félix Alberto; como familiares no estamos convencidos de que se trata de la misma persona, faltaría aclarar la identidad”, dijo Sandra Bárcenas, cuñada del taxista desaparecido, originario del barrio Sutiaba, en León.

Juan Antonio Torres, quien también trabaja como taxista desde hace más de 10 años, expresó que su hermano no tenía problemas con ninguna persona, que estaba apartado de las protestas antigubernamentales y que desconoce el motivo del crimen, que habría ocurrido a eso de las 2:00 a.m. Según vecinos del lugar, escucharon cinco detonaciones de armas de fuego y observaron el vehículo que se quemaba a orillas del camino. “A esa hora pasaron varias motocicletas, quizás por temor se detenían y luego seguían su curso”, relató un habitante de la zona.

Con los pies atados con su propia faja fue encontrado este lunes el cadáver del capitán de la Policía César Martín Blandón Urrutia, de 45 años, sobre el camino a la comunidad Triángulo de Oro, municipio de Jinotepe, Carazo. Vecinos de la zona avisaron a la Policía en la mañana del lunes y de inmediato se desplegaron agentes policiales en conjunto con civiles armados encapuchados, en el camino conocido como El Hacha, un lugar solitario que sirve de paso entre la ciudad de San Marcos y sus comunidades.

En una nota de prensa, la Policía Nacional afirmó que el capitán Blandón Urrutia fue asesinado a balazos, la noche del domingo, por elementos desconocidos. Según la versión policial, el capitán Blandón Urrutia estaba ubicado en la delegación policial del departamento de Matagalpa, se había trasladado a Masaya a visitar a su familia y cuando se dirigía a comprar una motocicleta, los delincuentes le sustrajeron la pistola, dinero, una chaqueta de vestimenta civil y los zapatos. “Investigaciones realizadas determinan que lo asesinaron para robarle”, asegura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + veinte =

Pin It on Pinterest