Confusa información sobre mujer rusa.

 

Elis Leonidovna Gonn, la mujer originaria de Rusia que este miércoles atentó contra el padre Mario Guevara Cerda, vicario de la Catedral Metropolitana de Managua, habría ingresado a Nicaragua en septiembre de este año procedente de Honduras con un pasaporte italiano, según información proporcionada en dos comunicados diferentes por la Policía Nacional y la Dirección General de Migración y Extranjería.

La información suministrada por ambas instituciones refiere que Gonn nació en Moscú, pero abandonó el año pasado su país por razones políticas y de orientación sexual; en Italia obtuvo el pasaporte de ese país al recibir la condición de refugiada, lo cual, según varios portales del servicio exterior italiano, es legalmente imposible porque se necesitan cinco años de permanencia legal en Italia para que un refugiado pueda naturalizarse.

La tarde del miércoles, tras el ataque al sacerdote, la Policía comunicó que Gonn tiene pasaporte ruso con el número 6646016. El jueves, la información oficial afirmaba que huyó de Rusia, viajó a Italia con su hija de dos años en abril del 2017 y en ese país, le habrían quitado los pasaportes rusos.

“Gonn relató que el 17 de febrero 2018 recibió la condición de refugio por parte de Italia, por ser perseguida política y debido a su orientación sexual, como lesbiana; el pasaporte italiano que le extendieron es el número MC0006229 que vence el 17 de enero 2023.

También Italia otorgó refugio a su hija, dándole pasaporte italiano emitido el 17 de febrero 2018 número MC0006235 con vencimiento al 17 de enero del 2021”, explica el comunicado de Migración y Extranjería. El comunicado del jueves de la Policía explica que sus agentes ingresaron a la catedral con autorización de sor Arely Guzmán, y encontraron a Gonn en “trance mientras el sacerdote Rodolfo López le practicaba un exorcismo”.

Este jueves la Policía emitió otro comunicado sobre el ataque al presbítero. En este indica que la investigada alquilaba una habitación en un residencial en Managua, pero con su hija deambulaba por las calles y se alimentaba de caramelos. El día del ataque llegó temprano a la catedral, justo cuando se realizaban “sesiones de oración y exorcismo en casos de posesión satánica” y fue en ese momento que roció con ácido sulfúrico al sacerdote mientras confesaba a feligreses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 8 =

Pin It on Pinterest