Sigue temblando en el oriente de El Salvador.

Los temblores no han cesado desde hace dos días en tres municipios de la zona oriental de El Salvador. Sin embargo, cientos de campesinos que en su mayoría han perdidos sus casas y ahora duermen en albergues improvisados han comenzado a recibir ayuda.

El vicepresidente Óscar Ortiz y varios funcionarios del gobierno llegaron a los municipios de Chirilagua, en el departamento de San Miguel, e Intipucá, en el departamento de La Unión, para verificar los destrozos causados por una serie de sismos que desde el sábado han sacudido la zona dejando 11 viviendas destruidas y otras 180 con serios daños.

La mayoría de las casas fueron construidas con bahareque, un material compuesto de cañas o palos mezclados con tierra húmeda y paja. Ortiz dijo a los periodistas que llegó a la zona para verificar la situación que están viviendo más de 700 familias que reciben atención en los albergues instalados por el gobierno y confirmó que ya están llegando los embarques con la ayuda.

“Nuestra prioridad es tener un nivel óptimo de abastecimiento de agua, alimentos y techo provisional con tiendas de campaña para las familias afectadas. Garantizaremos equipos médicos en albergues y en las unidades de salud cercanas”, manifestó el vicemandatario.

“No ha habido mayores consecuencias en términos físicos, pero sí hay mucho estrés”, agregó al confirmar que solo hay reportes que algunas personas resultaron con golpes leves. Protección Civil también decretó una alerta para activar los comités de emergencia para auxiliar a los damnificados y confirmó la suspensión de las clases en los centros escolares de la zona afectada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =

Pin It on Pinterest