Murió el gordito que pasó varios meses en la cárcel por matar a un delincuente.

Los problemas cardíacos que padecía Jorge Ricardo García Abarca, de 40 años, provocaron su muerte. “Le prestaron atención, le pusieron oxígeno, pero ya no (respondió)”, afirmó su progenitora Martha Lorena Abarca.

El infortunado saltó a la fama en el país, a quien bautizaron como el Gordito, tras ser declarado culpable por el delito de homicidio de un sujeto que se metió a robar a su vivienda ubicada en Las Brisas, en diciembre de 2016.

La solidaridad se desbordó en las redes sociales a favor de García Abarca, quienes pedían su absolución porque consideraban que actuó por defender a su familia. Finalmente, el Ministerio Público anuló la sentencia en contra de García y un juez desistió de la acción penal.

Martha Abarca se mostró adolorida por la muerte de su hijo Jorge. Es la segunda pérdida que sufre en menos de seis meses, ya que antes falleció su mamá. “Pero duele más un hijo, porque a mi mami la tuvimos mucho tiempo y a mi hijo apenas 40 (años), son golpes muy diferentes. Con un hijo sentís que te arrancan desde aquí”, agregó Martha, mientras se tocaba el pecho.

García Abarca falleció a eso de las 10 y 30 minutos de la noche en Ciudad Sandino, en un negocio de carne asada propiedad de su progenitora. En diciembre tuvo una recaída y, según su progenitora, a raíz del proceso legal que llevó en su contra tuvo problemas de salud.

Inicialmente la Fiscalía por la ejecución del delincuente pedía 15 años de cárcel para Jorge García, por “las circunstancias que se dieron los hechos y porque dos menores quedaron en orfandad”. La presión social fue clave en este proceso, ya que después la misma Fiscalía pidió la anulación de sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 13 =

Pin It on Pinterest