Incremento de la energía eléctrica está electrocutando a rastreros de La Libertad.

Por Marvin Miranda.
Juigalpa-Chontales.
Los altos cobros de energía eléctrica que cada día se tornan impagables, impulsó a los dueños de rastras a reunirse de urgencia con el asesor del Indec en Chontales y de acuerdo a la ley de protección al consumidor, diseñar una estrategia para que Disnorte/Dissur les cobre lo justo, de lo contrario la situación se les complicará.

Hilder Marenco, procesador artesanal de oro, dijo, que la empresa les está cobrando un servicio de baja calidad. “No nos están suministrando el voltaje correspondiente y nosotros como (rastreros) necesitamos la energía con el voltaje que nos cobran, además, nos obliga Disnorte/Dissur a pagar un alumbrado público que no recibimos”.

Paga cada mes el señor Marenco la suma de 55 mil córdobas y a veces lo siente muy alterado y reclama, pero nadie le da respuesta y siempre le dicen que el medidor está trabajando bien, por tal razón, “ese es su consumo y lo debe cancelar en la fecha estipulada en la factura, de lo contrario se la cortamos”.

Por su parte, el señor Runner José Jirón Suárez, le demandó a la transnacional instalar un banco de transformadores y de esa manera superar la deficiencia en el servicio de energía eléctrica, de igual manera exigió la ubicación de luminarias públicas porque en la actualidad en la factura les aparece reflejado un cobro que supera los 3 mil córdobas.

La venta de lama les ha permitido sortear un poco la alta facturación de energía, de lo contrario sostiene Runner José, que la gran mayoría de rastreros de La Libertad ya hubiesen desaparecido y muchos obreros estarían en la desocupación, por eso, solicitó un trato considerado para este sector económico.

La lucha de los llamados rastreros ha sido casi permanente, han sostenido encuentros con el gerente de Disnorte/Dissur en la región central y hasta hoy se les ha hecho imposible alcanzar un cobro justo. En esta oportunidad, no descartan impulsar acciones porque ya se sienten a un paso del colapso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 6 =

Pin It on Pinterest