Sacerdote de Teustepe celebró sus bodas de plata.

Cortesía de Melvin Rodríguez.
Teustepe-Boaco.
Hace 25 años el presbítero Guillermo Trinidad Blandón, empezó su recorrido por las sendas del Señor y durante la celebración de sus bodas de plata en el sacerdocio, describió como una travesía interminable de acompañamiento de todo aquel que necesita la presencia de Dios.

“Me parece mentira que hayan pasado 25 años de ser instrumento de Dios, en el enfermo, el que sufre, el que llora y se siente abandonado. Solo me queda decirle gracias al Señor, porque sin ser digno, él se ha dignado a mantenerme esa gracia sacerdotal”, refirió Blandón, párroco de la iglesia Santa Rita de Casia, Teustepe.

Apenas tenía 20 años cuando escuchó el llamado del Señor durante una eucaristía en Monimbó, según rememoró Blandón y recién había terminado la Cruzada Nacional de Alfabetización, donde participó con entusiasmo.

Durante la ceremonia, Blandón fue acompañado por el clero de la Diócesis de Granada y la feligresía de su parroquia, quienes agradecieron todo el trabajo del párroco durante sus cuatro años de estancia en Teustepe.

Para el sacerdote Marcial Guzmán, párroco del Santuario Nacional de Jesús del Rescate, en Popoyuapa, las bodas de plata de un sacerdote son momento de júbilo para los feligreses y los demás presbíteros, puesto que demuestra la perseverancia en el camino del Señor.

Por su parte, Guzmán que también celebrará sus bodas de plata este año, comentó que la posición de la iglesia en el conflicto es ser pastores de todos y buscar justicia. “Hablar de la auténtica justicia, darle a cada quien lo que corresponde, el auténtico amor que es impregnar la presencia de Jesús en la misericordia y vivir en la verdad, no puede haber paz sin verdad ni paz sin justicia, no puede haber paz sin caridad”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 3 =

Pin It on Pinterest