Lácteos comienzan a tomar altura en sus precios.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
En algunas zonas productivas el ganado ya empezó a emigrar a puntos húmedos, aunque la trashumancia, como se le conoce a este proceso es más común a partir de febrero, varios pequeños productores lo han realizado como prevención y eso coloca en posible variación el precio de la leche y sus derivados.

En el comercio local los lácteos, son productos bastantes demandados según coinciden las comerciantes habituales de las ferias, los precios no han variado mucho, sin embargo advirtieron a los consumidores a que estén preparados.

En 2018 la leche sufrió escasez desde los primeros días de enero, situación que es posible que se repita el próximo año para la intranquilidad de los consumidores. Varias vendedoras fabrican sus propios productos, pero varios provienen de Santo Tomás y algunas comarcas de San Francisco de Cuapa, es ahí donde puede ocurrir la variación en costos.

La temporada seca y el mismo viento, hace que se produzca menos leche, el pasto se marchita, el agua se escasea y algunas vacas destetan (como se dice popularmente). Por el momento la libra de cuajada se ofrece entre 35 y 40 córdobas y la libra de crema a 40.

Agregó que la libra de queso se vende a 45 y 50 córdobas, el quesillo a 75 córdobas la libra; de igual manera afirman las comerciantes, que a veces distribuye cuajadas de distintos tamaños (desde 10 a 30 córdobas), con el objetivo de llegar a mayor número de consumidores.

Con respecto a los márgenes de venta mencionó que también se mantienen, por momentos bajan pero no a gran escala, ya que “los alimentos son indispensables y la cuajada o el queso no pueden faltar en nuestro plato”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest