Inició con buen éxito en el seminario Interdiocesano la formación de los futuros sacerdotes.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
Con satisfacción y conscientes del reto, la Diócesis de Juigalpa ha iniciado el año formativo en el Seminario Interdiocesano de Filosofía, una nueva experiencia bajo la rectoría del presbítero Julio McNally quien mencionó que en esta tarea los motiva el notable crecimiento de la vocación sacerdotal en los jóvenes.

Según explica el religioso, en este seminario unos 38 jóvenes de distintos puntos de la Diócesis, reciben ahí la primera etapa de la formación que los encamina a la vida sacerdotal. “A Dios gracias, porque partiendo de las evaluaciones hemos visto no solo buena disposición, también vemos que las vocaciones están incrementando, sienten el llamado de Dios y se acercan”, añadió.

Dijo que son 9 años de formación y en ese proceso clarifican la decisión; resaltando que ciertamente hay esperanzas en que no le harán falta pastores a la iglesia más aún cuando la población crece y al mismo tiempo se inauguran nuevas parroquias; “curiosamente es de esas nuevas parroquias donde sale el mayor número de jóvenes dispuestos a dedicarse al servicio sacerdotal”.

Además de ser el rector de este seminario y encargado de la parroquia San Martín de Porres, es el delegado de acompañar a la Pastoral Juvenil Diocesana y por eso compartió emocionado sobre las experiencias vividas en la Jornada Mundial de la Juventud Panamá-2019.

De esas vivencias destaca la buena participación, aproximadamente 160 jóvenes viajaron a Panamá y lo más bonito es que se esforzaron por ir, “nadie les regaló el dinero para pagar el pasaje, hicieron rifas y vendieron hasta arroz con leche; la convivencia con otros jóvenes y escuchar los descernimientos del PAPA Francisco sirvieron para recargar energías”.

“Los mensajes del PAPA siempre son sencillos y cargados de amor, eso ahora será aplicable en retiros, escuelas de formación y en encuentros donde transmiten alegría a otros jóvenes que están necesitados del amor de Dios”, concluyó el padre Julio McNally.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =

Pin It on Pinterest