Profesional de la salud mental insta a los sectores a unir esfuerzos para frenar la violencia.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
La violencia hacia las mujeres que muchas veces termina en femicidio, es un “flagelo social”, así lo mencionó la licenciada Dolores Ayala, (psicóloga), al referirse al aumento de casos de femicidios y las torturas a las que son sometidas las féminas.

Desde su experiencia profesional, Ayala advierte que el origen está en la educación recibida en la infancia y, obviamente, eso está ligado a la cultura de respeto que se hereda de generación en generación, asimismo, lo relaciona a la salud mental.

Cree que los crímenes atroces de los que son víctimas las mujeres, son fruto de vacíos y pobreza emocional. “No justifico, pero considero que las autoridades, en la familia, organizaciones y nosotros como sociedad no estamos atacando el problema de raíz”, alegó.

Agrega que una de las acciones inmediatas para prevenir y frenar cualesquier caso de violencia, es identificar señales previas. Por ejemplo, “cuando en público una mujer es humillada por su pareja, menospreciada. Otro gesto claro es cuando el hombre levanta la voz o pierde la paciencia por cosas mínimas”, detalló.

Explica que la base fundamental para una vida de pareja plena, libre de violencia, es el respeto, un valor que se puede y deben identificar desde el noviazgo. A las mujeres les recomendó: valorarse y sobre todo denunciar, aún con el miedo o el temor de no ser escuchadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =

Pin It on Pinterest