Otra víctima de la leptospirosis y ya se contabilizan 2 fallecimientos en Nicaragua.

Herminia Soza Jarquín, una adolescente de 13 años originaria de El Cuá, Jinotega, se convirtió en la segunda víctima mortal por leptospirosis en Nicaragua, reportó el Ministerio de Salud (Minsa). El informe indica que la adolescente “llegó al hospital primario de El Cuá en condición grave, se estabilizó, pero no se pudo salvar”.

La primera muerte por leptospirosis en este año se dio el pasado 11 de enero. La víctima fue identificada como María Lilliam Salazar, de 26 años. Era habitante del barrio Fátima, del municipio de Bluefields, en la Región Autónoma del Caribe Sur.

El año pasado fallecieron 11 personas por esta enfermedad, mientras que en 2016 no se reportó ninguna muerte. Este año el Minsa reporta un acumulado de 156 casos de leptospirosis en todo el país, según el último Boletín Epidemiológico disponible en el sitio web de la institución, lo que representa una disminución de 17% respecto al año pasado, cuando a la fecha se contabilizaban 184 casos.

La leptospirosis, según el Minsa, es una enfermedad transmitida por la bacteria leptospira que provoca fiebre, vómitos, dolor de cabeza, enrojecimiento de los ojos y dolor en las pantorrillas. Esta se transmite por contacto con las aguas infectadas o el consumo de alimentos contaminados con la orina de animales infectados con la bacteria, roedores en su mayoría.

Leonel Argüello, especialista en epidemiología, ha explicado que el aumento de casos de leptospirosis suele ocurrir en épocas lluviosas. “Los ratones casi siempre están encuevados o metidos en alguna parte de la casa, pero cuando llueve, o antes que llueva, se suben al techo de la casa y orinan. El orín de la rata baja con la lluvia cae en el hogar y ahí es cuando se produce la infección”, explica el especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 7 =

Pin It on Pinterest