Actividad comercial del 13 al 19 de agosto no dinamizará la actividad comercial, afirma economista.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
La popularidad de la fiesta patronal se atribuye a la diversión, desborde de cultura y fé, pero además se relaciona con actividad económica; al menos así se analizaba en los últimos años cuando pequeños y medianos empresarios coincidían en que agosto, era uno de los meses más importantes comercialmente.

A raíz de la crisis sociopolítica el desempleo aumentó, las prioridades al momento de consumir mercadería también cambió y en algunos sectores ronda el desánimo, aspectos que según el ingeniero Rolando Meléndez pueden influir negativamente al proyectarse buenas ventas.

En su análisis económico, confiesa que las reducciones de consumo durante las próximas actividades festivas, podrían alcanzar hasta un 60% a pesar de las expectativas, porque la “concurrencia no es sinónimo de excelentes fiestas o buenas ventas”.

“Los nicaragüenses somos expertos en disfrutar las fiestas, nos encanta el bullicio y las tradiciones, seguramente muchos van a desestresarse, que haya consumo será la incógnita. La verdad es que por muy irresponsable que sea una persona no prefiere el licor o una tarde taurina por el pan de cada día”, opina Meléndez.

Los resultados, continúa diciendo el ingeniero Meléndez, podrían dificultarse más con la competencia, pues los comerciantes foráneos ya comienzan a poblar las calles de la ciudad. “Esto es casi imposible de evitar, de eso viven y también necesitan comer; pero esperemos que la decisión de programar la fiesta sea positiva”, apuntó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + trece =

Pin It on Pinterest