Panaderos buscan separar la factura de consumo del hogar con la del negocio.

Separar la facturación del consumo de energía del hogar y el del negocio es la única salida que encuentran los microempresarios del pan para enfrentar la eliminación al subsidio a la tarifa energética que aplicó el Gobierno.

El presidente de la gremial del pan, Lesther Castillo, asegura que para reducir costos de producción los panaderos han solicitado a la distribuidora del servicio eléctrico la colocación de medidores independientes, uno para el negocio y otro para consumo domiciliar, porque la mayoría de las panaderías del país funcionan en las casas de los dueños, pero siempre han recibido un “no” de respuesta por parte de la distribuidora.

“No lo ponen (el medidor para la casa y otro para el negocio). Dicen que no porque es un solo consumo. A nosotros nos cobran la energía de calle que aunque no la consumimos, como nos sale grande las tarifas de adentro (de la casa), nos sale grande también la tarifa de afuera (alumbrado público). Creo que nos cobran el 1 por ciento sobre el valor total de pago”, señaló Castillo.

Hasta la fecha la participación de la energía en los costos de producción del pan representa entre el 3 y 4 por ciento, pero aún no han calculado cuánto representará con la eliminación del subsidio que recibían la mayoría de los micros-panaderos.

De lo que sí están claros los panaderos es que será un aumento al costo de producción, por lo que prevén un incremento de precio, porque además de la energía está de por medio el precio de la materia prima, que también ha aumentado en los últimos meses y la mano de obra, que asegura que es escasa, al menos en la zona norte del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 9 =

Pin It on Pinterest