Líder de la ATC resalta márgenes productivos de la siembra de granos básicos.

 

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
Gracias a la esmerada labor y el clima favorable, el 2018 ha sido un año productivo según el análisis de Pedro Salazar, secretario de la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC). Él afirma que los márgenes de cosecha fueron favorables y las pérdidas mínimas gracias el grado de preparación de los afiliados.

Los más de cien agricultores, afirma Pedro, cuentan con metodologías agroecológicas y estrategias que les ha permitido reducir las pérdidas en los cultivos de maíz, frijol, sorgo, hortalizas y musáceas (recientemente implementadas), razones por las que resume en 70% el éxito productivo.

A pesar de la temporada fuerte de lluvia, el incremento del costo de los insumos y la situación socio-política, Salazar cataloga la temporada de primera y de postrera como unas de las mejores en los últimos años, de hecho, para evaluar más a detalle los resultados, programan una asamblea.

“Anual se desarrolla una asamblea para revisarnos, en qué fallamos y los logros alcanzados, seguramente se hablará de las condiciones laborares, el acceso a financiamiento (que la verdad es muy poco) porque la mayoría trabaja por cuenta propia: almacenamos la semilla criolla y nos encargamos de la mano de obra”, relató el dirigente.

Recordó que año a año los retos del sector, sobre todo entre los pequeños agricultores, van en incremento pues deben sortear las variaciones del clima y la inestabilidad de los granos al momento de comercializarlo; no obstante cada afiliado está comprometido a dar lo mejor en esta actividad ancestral.

No determinó la fecha exacta de la asamblea, sin embargo adelantó que ya se hablan de propuestas, entre ellas crear su propio banco de semillas e introducir los cítricos en la lista de cultivos durante el 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + once =

Pin It on Pinterest