Chepita celebró con su familia 106 de vida.

Por Marvin Miranda.
Juigalpa-Chontales.
Juntos a sus hijas, nietos, bisnietos y vecinos, la señora Chepita Balladares viuda de Tablada, celebró sus 106 años y los asistentes calificaron esta edad como un regalo de Dios, aunque la cumpleañera con el paso del tiempo ha venido perdiendo gran parte de sus habilidades.

Doña Chepita trajo a este mundo 6 hijos, dos de ellos ya fallecieron y en vida se dedicaba al destace de cerdos, además, en su juventud se alimentó con sopas de pescados, cangrejos, garrobo negro, en ocasiones se tomaba sus traguitos de licor y fuma hasta estos días.

La cumpleañera vive en la zona 8 de Juigalpa con su nuera Martha Vega Ortiz y afirmó, que mira a su suegra como una segunda madre y en todo momento le dio el apoyo requerido después que falleció su progenitora. “Estoy dispuesta a estar con mi suegra hasta el último día que Dios la tenga en esta tierra”.

“Cuando mi suegra todavía platicaba, nos sentábamos por la tarde en el patio y ella me decía que jamás me dejaría. Yo no te dejo, siempre estaré a la par tuya. Yo también estaré a la par tuya (Chepita) le decía y gracias a Dios esa promesa la hemos cumplido”, dijo Vega Ortiz sin poder retener las lágrimas.

Ya doña Chepita perdió la audición, la vista se le ha venido acortando y camina con la ayuda de su nuera, ya que años atrás sus piernas se las ha fracturado debido a todos caídas, pese a eso, mantiene su mural en alto y siempre solicita un cigarrito o su traguito de licor, pero con este último deseo no la complacen porque puede sufrir otra caída.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest