Superan las dificultades que han aparecido en el desarrollo del año escolar 2020.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
En busca de excelente desarrollo académico de aproximadamente 400 alumnos y velando por su bienestar integral, se encuentra la dirección y docentes de la Escuela Che Guevara, un pequeño centro que poco a poco ha ido superando las dificultades que les causa ubicarse en la periferia de la ciudad.

Este centro tiene como reto tomar mucho en cuenta las dificultades externas de los estudiantes; la directora profesora Ingrid Guzmán, admite que el barrio en el que se localiza la escuela (el cual lleva el mismo nombre), es considerado como zona riesgosa de la ciudad y ciertamente han tenido que trabajar en contra de la delincuencia, el trabajo infantil y la presencia de un tutor.

“Muchos de los padres de familia de nuestros estudiantes trabajan en el centro de la ciudad, eso significa que muchos no están tan presentes en la educación de sus hijos, la recomendación dada fue que al menos tengan un tutor que esté disponible y pendiente de los escolares. De igual manera mantenemos constante comunicación con Asuntos Juveniles de la Policía y acercamiento con el líder del barrio”, afirma.

Reafirma que no puede esconder que hay muchas familias de escasos recursos en el Che Guevara, pero los adolescentes o jóvenes que trabajan lo hacen en horarios alternativos a las clases, de igual madera dice que los padres ya conocen la importancia de respetar su crecimiento académico.

“Los riesgos más latentes son consumo de licor o drogas, más los peligros que podrían encontrarse en el trayecto a sus hogares, pero en lo que acá se refiere tenemos muros perimetrales, muy poco contacto con el exterior en horarios de clases y vigilancia durante las entradas y salidas”, detalla Guzmán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest