Le dieron el último adiós a Eduardo Hernández.

Radio Centro 870AM.
Familiares, amigos y miembros de la Peña de Tacho, le dieron el último adiós a Eduardo Hernández, un personaje de Juigalpa inmerso en la protección del medioambiente, el deporte, amante del desarrollo y hombre con la suficiente valentía que siempre cuestionaba de frente cuando tenía que hacerlo.

Hernández murió la madrugada del sábado 5 de septiembre del año en curso y a eso de las 11 de la mañana salió de las instalaciones del Hospital Escuela Asunción de Juigalpa, el carro fúnebre que trasladaban sus restos y una inmensa caravana vehicular lo acompañaba.

La caravana salió del Hospital Asunción, pasó frente a su casa de habitación ubicada de la bodega de la alcaldía de Juigalpa, media cuadra al sur y posterior, sus restos llegaron al cementerio local, donde el padre Nelson González, vicario de catedral celebró un responso por el descanso eterno de Eduardo.

“Eduardo fue un hombre (bueno), amigo de los amigos, muy servicial. Le gustaba también asistir a las personas con menos posibilidades económicas. Lo vamos a recordar no solo como la (Peña de Tacha), sino, como amigo de la familia desde hace muchos años”, dijo a la entrada del cementerio, Nardo Sierra, miembro de la Peña de Tacho, quien no logró retener el llanto.

El productor Guillermo Duarte, calificó a Eduardo Hernández, como el hombre crítico de las cosas que no le gustaban o que se estaban haciendo de forma incorrecta, además, era sincero y siempre fue su estilo, decir las cosas de frente y no por la espalda.

Eduardo Hernández, fue un acérrimo crítico de la organización y desarrollo de la fiesta patronal de Juigalpa, calificando las rifas del ternero como el acto más “temerario” en medio de una alerta sanitaria provocada por el coronavirus, sin embargo, la festividad se realizó y ahora se levantan sus frutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest