Ambientalista explica cómo se define la época canicular.

Por Marvin Miranda.
Juigalpa-Chontales.
Para el ambientalista Rodolfo Isabel Mejía, la canícula es un proceso marcado en el año, entra en julio y sale a mediados de septiembre, empíricamente el campesino la tenía definida para establecer los ciclos productivos y evitar daños en los cultivos, principalmente de granos básicos.

“La época canicular se caracteriza, no por lluvia o sequía, sino, por la cantidad de calor que hay en el ambiente. Puede haber un aguacero en Juigalpa y se siente el calor, pero en realidad la canícula en Nicaragua es atípica”, afirmó el ambientalista Rodolfo Isabel.

Tradicionalmente el campesinado nacional trazaba la canícula del 15 de julio al 15 de agosto. Sin embargo, este proceso siempre se ha extendido hasta septiembre y durante el periodo, se registran precipitaciones moderadas, citando como ejemplo Mejía, que mientras en Rio San Juan hay lluvia otros municipios de la región central están secos.

De acuerdo a don Rodolfo Mejía, la época canicular se define igual que la temporada de huracanes. “Hay huracanes que nos pueden afectar, otros son moderados y algunos agresivos. Eso mismo sucede con la canícula”, expuso el ambientalista.

En Juigalpa se sintió la ausencia de lluvia desde finales de julio y el lunes 20 de agosto amaneció nublado, registrándose lloviznas aisladas como fruto de un fenómeno climatológico que afecta el atlántico de Nicaragua, la región central y el pacifico, según un reporte del Centro Humboldt.

Señala Mejía la primera semana de mayo para iniciar el ciclo agrícola y de cumplirse esa orientación, los daños a consecuencia de la canícula serían menor a los contabilizados a años anteriores, ya que al llegar al 15 de julio las plantas estarían desarrolladas y capacitadas para hacerle frente a la escasez de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =

Pin It on Pinterest