Desorden aterró proyecciones del comercio formal.

Por Marvin Miranda.
Juigalpa-Chontales.
A pesar de comentarios positivos alrededor del movimiento económico que generó la recién finalizada fiesta patronal de Juigalpa, hay quienes afirmaron que la falta de circulante y la competencia desleal, truncó las aspiraciones de dueños de negocios que se ubican en las cercanías del parque central.

Uno de esos comerciantes de gran trayectoria en la ciudad, es don Wilfredo Acevedo Álvarez, él que no escondió su inconformidad debido a que su tienda situada en la parte céntrica de la ciudad fue ocultada con la instalación de los juegos mecánicos en el costado norte de catedral.

“No vendí lo que me había proyectado. Mis clientes no vinieron a comprarme porque la calle fue cerrada con negocios informales y las tiendas, comedores, pequeños establecimientos que pagamos impuesto todo el año no le sacamos provecho a la fiesta patronal de Juigalpa”, dijo apesarado don Wilfredo.

Cuestionó Acevedo Álvarez a las autoridades municipales y a los integrantes del comité organizador, porque no protegieron a los comerciantes locales y le dieron cancha abierta a los vendedores foráneos e incluso, expuso en su momento esa inconformidad, sin que le dieran respuesta.

“No sirve de mucho el esfuerzo de los comerciantes que hemos venido ambientando nuestras tiendas, porque queremos atraer al turismo y con el desorden que promueven nuestras autoridades, no creo que alguien tenga el deseo de venir”, declaró Acevedo Álvarez.

La gran mayoría de los comerciantes de la ciudad, ven la fiesta de Juigalpa como una temporada alta que les ayuda a pagar préstamos a financiera y abonarle a sus proveedores, de igual manera espera don Wilfredo reponerse en la temporada decembrina que ya se avecina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + dos =

Pin It on Pinterest