Francisco recomienda cómo vivir la navidad.

Por Mayra Suárez.
Juigalpa-Chontales.
Vivir la esencia de la Navidad en el contexto actual supone un gran reto, pues lamentablemente el significado de estas fiestas ha pasado a segundo plano ante la cultura del consumismo, así se expresó Fray Marcos Patsán, uno de los encargados de la parroquia San Francisco de Asís y director general del Colegio que lleva ese nombre.

Afirma que los acontecimientos religiosos desde siempre han tenido relevancia entre la fe franciscana, razón suficiente para fomentar la espiritualidad entre los estudiantes y fieles de la ciudad. De manera especial citó como ejemplo la reciente Celebración de La Purísima y el buen desarrollo del novenario al Niño Dios (que a pesar de llevarse a cabo a las 5 de la madrugada, la afluencia de infantes es satisfactoria).

“Ver tantos niños con sus panderetas y tan alegres a esas horas, el novenario se convierte en una fiesta; ahí uno ve que aún queda viva la espiritualidad que a muchos adultos nos hace falta, lamentablemente la felicidad en esta época depende de banalidades como la ropa de marca o los zapatos más caros, porque la sociedad de consumo ha infundido que si no estamos a la moda no somos dignos de movernos por el mundo”, declaró el religioso.

Le parece a este Fray, que el acercamiento de los niños a las festividades es un buen signo, pues no se puede hablar de reconciliación, de construir o reconstruir si no estamos preparando a la actual generación para el futuro. Posterior agregó que para los franciscanos el nacimiento del hijo de Dios tiene un gran significado: San Francisco retomó los nacimientos.

“Al retomar los nacimientos, el Padre de la Ecología, resalta lo que encierra este acontecimiento: humildad, convivencia y esperanza, San Francisco quería que retomáramos eso en nuestra vida; el a pesar de tener la posición económica y social, colocó en primer plano a Dios, tratemos de hacer eso en estas fiestas”, recomendó.

Insiste en que lo material (lujos, vestuario y más), no es malo, adquirirlos es una bendición de Dios, sin embargo lo espiritual debe anteponerse, lo demás viene por añadiduras. “Que estas festividades nos impulsen a dejar al hombre viejo (herido, frustrado, egoísta), revestirnos, que no solo la ropa sea nueva, también el alma”, apuntó Fray Marcos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 5 =

Pin It on Pinterest