Esposa del periodista asesinado Ángel Gahona exige justicia y dignidad.

La periodista Migueliuth Sandoval, viuda del reportero Ángel Gahona, asesinado en el marco de las protestas antigubernamentales en Nicaragua, exigió “justicia y dignidad” a las autoridades, a las que acusó de mantener un juicio que es una “burla” por acusar sin pruebas a dos afrodescendientes.

“No pedimos ¡exigimos! que se condene al verdadero criminal, y que se respete la dignidad de la familia doliente, ya que este juicio para nosotros es una burla”, escribió Sandoval, en sus redes sociales. Gahona murió hace exactamente 4 meses, mientras reportaba en Facebook Live unas maniobras de la Policía Nacional a unos 100 metros de donde un grupo de personas se manifestaba en la ciudad de Bluefields, Región Autónoma Caribe Sur (RACS).

Otras 12 personas murieron ese mismo día en toda Nicaragua, según datos de organismos humanitarios. El periodista Gahona recibió un disparo certero en el pecho. En el vídeo que él transmitió y en otros colgados en redes sociales, se observa que la detonación salió desde el interior del edificio de la alcaldía municipal, pero la Fiscalía acusa a dos jóvenes afrodescendientes que estaban retirados del lugar.

“Las autoridades competentes se han encerrado en que dos jóvenes son los autores, pero no hay prueba que los incrimine, (…) supongamos que fueron estos chavalos los que asesinaron a mi esposo con un arma artesanal, dicha arma a la distancia de 94 metros, jamás hubiese tenido la precisión y exactitud de impactar en puntos claves del cuerpo”, sostuvo la viuda.

Sandoval dijo sostener una “posición firme” en señalar que los asesinos “fueron miembros uniformados de la Policía Nacional”, aparentemente porque Gahona había emitido diversos reportes sobre la desaparición de drogas y dinero confiscados al narcotráfico en la delegación policial de Bluefields. La viuda también destacó que, tras el disparo que mató al periodista, los policías huyeron del lugar, cuando lo que procedía era brindarle auxilio.

Sandoval reiteró que el juicio se ha extendido más de tres meses debido a que la Fiscalía, y sus decenas de testigos, no han podido presentar pruebas que incriminen a los acusados, Brandon Lovo y Glen Slate, quienes enfrentan un juicio a puertas cerradas a pesar de que la ley ordena que sea público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + uno =

Pin It on Pinterest