Minsa mantiene firme su lucha contra los focos que generan enfermedades sujetas a vigilancia.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
Jornadas de limpieza, junto a la campaña permanente de abatización y fumigación, son partes de las acciones epidemiológicas para evitar que las zonas: urbana y rural, sean focos de propagación de enfermedades producto de la basura o el estancamiento de aguas.

El doctor Ángel Quintero Flores, nuevo epidemiólogo del Minsa Local, explica que semanal realizan un monitoreo en barrios y comunidades para medir el grada de infectología, erradicando así focos de reproducción del mosquito transmisor del Dengue, Chikungunya o Zika.

Alerta que el mayor índice de infestación se presenta en los barrios: 30 de Mayo, Padre Miguel, Las Torres y Diriangén, incluyendo la comunidad Quebrantadero número 1. Para determinar los puntos en riesgo, se toman muestras de aguas estancadas con presencia de pupas en charcas, pilas o barriles.

“Los puntos menos vulnerables son los barrios centrales, comunidades como San Diego y Las Lajitas. Semanal registramos aproximadamente 18 o 20 pacientes con cuadros febriles, pero esto no es toda la población, la gente suele auto medicarse y eso no permite llevar registros fidedignos. Acudir al centro de salud es importante, no solo por el bien del paciente, también para determinar en qué zonas intensificar la fumigación”, agregó Quintero Flores.

La abatización va acompañada de sensibilización: buen manejo de la basura, correcto lavado de manos y eliminación de agua estancada. “Un hogar y una comunidad limpia, convierten a una sociedad sana”, indicó el funcionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 6 =

Pin It on Pinterest