Suspendieron 14 sacerdotes chilenos.

El obispado de la ciudad de Rancagua, en el centro de Chile, anunció este martes la suspensión de 14 sacerdotes quienes habrían cometido delitos sexuales denunciados por una feligresa, en un nuevo escándalo que golpea a la iglesia Católica chilena.

“Se ha restringido de su ministerio sacerdotal a 14 sacerdotes (…). Estos sacerdotes han incurrido en acciones que pueden constituir delitos tanto en el ámbito civil como canónico”, indicó un comunicado del obispado de Rancagua (unos 90 km al sur de Santiago).

Estos religiosos habrían formado un grupo que denominaban ‘la familia’, que presuntamente incurría en conductas sexuales impropias además de cometer abusos de jóvenes y menores de edad, según denunció Elisa Fernández, una feligresa que reveló estos hechos en un reportaje difundido la semana pasada por el canal 13.

En medio del escándalo causado por la revelación, el obispado de Rancagua explicó que si bien no cuenta “con antecedentes de que las acciones de los sacerdotes suspendidos sean constitutivas de delitos desde el punto de vista jurídico”, confirmó que se presentó una denuncia ante la Fiscalía de la región para que se realice una investigación.

“En el aspecto canónico ya se mandaron todos los antecedentes de los que disponemos a la Santa Sede”, agregó la nota. Las revelaciones de Fernández fueron confirmadas al canal 13 por otro sacerdote, quien sostuvo que los curas denunciados conformaron esta “cofradía” desde hace unos 10 años, en la que realizaban actos sexuales impropios y no hacían “diferencias entre mayores y menores de edad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + catorce =

Pin It on Pinterest