El Papa sobre el muro de Donald Trump: “El miedo nos vuelve locos”.

El Papa llegó a Panamá para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Un evento que se celebra cada tres años pensado para atender a cientos de miles de jóvenes católicos y tratar algunas de las cuestiones que les afectan. Las mismas que, en muchos casos, como los abusos a menores por parte del clero, también les alejan de la Iglesia.

Sobre una de las que más afecta a la juventud de la región, la inmigración y el muro que el presidente de Estados Unidos Donald Trump, quiere levantar en la frontera mexicana ha sido muy claro cuando le han recordado el tema de la caravana de migrantes mientras saludaba uno a uno a los periodistas. “El miedo nos vuelve locos”, ha contestado.

El pontífice no suele hablar demasiado de asuntos políticos. La inmigración, uno de los temas clave de su pontificado y de la JMJ que está a punto de empezar, fue el más comentado. Su oposición al muro no es nueva. Tampoco el papel de antagonista político a Trump asumido en los últimos tiempos —ya le advirtió de que no era cristiano construir un muro.

Pero en un tiempo en que su popularidad ha caído y ha moderado algunos discursos, Francisco mantiene intacta su oposición a las políticas del mandatario estadounidense. El Papa escuchó también durante varios minutos, y visiblemente conmovido, el relato de una periodista de la agencia EFE, que le trajo un libro y una viñeta que aludía a la muerte de un niño maliense de 14 años ahogado en el Mediterráneo en 2015 que se había cosido sus notas escolares en el bolsillo para poder entrar en un colegio europeo.

“Quiero hablar sobre esto a la vuelta”, señaló. Además, Francisco comentó con los periodistas su deseo de visitar Irak próximamente y confirmó su viaje a Japón el próximo noviembre, que convertirá 2019 en el año con más países visitados. Una Jornada Mundial de la Juventud, pese a carecer del peso político de una visita de Estado como las que realiza habitualmente, permite ver a un Papa más desenvuelto y relajado. En Río de Janeiro abrió la puerta a los homosexuales “quién soy yo para juzgarles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × uno =

Pin It on Pinterest