Cuajada de una libra se compra en el mercado de Juigalpa a 55 córdobas.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
Aún no termina la temporada más intensa del verano y los productos lácteos no han escaseado en el mercado local, aunque sufrieron cambios relevantes en sus precios siguen siendo accesible a los consumidores que han convertido esos productos, en parte importante de la dieta diaria.

Por estos días el ganado, ante la escasez del agua y las intensas temperaturas, deja de producir la suficiente leche para subsanar la demanda de la población, más aún que en la recién pasada Semana Santa se elaboraron las tradicionales roquillas en las que se necesita del queso en grandes cantidades. No así las acopiadoras siguen distribuyendo el líquido blanco.

Quien hizo de la leche su principal fuente de ingresos es la joven Zobeida Suárez, originaria de Llano Grande-San Francisco de Cuapa, ella ha aprovechado al máximo las ferias y conquistado a los juigalpinos, distribuye lácteos en varias pulperías y tramos del Mercado Central de la Ciudad.

De acuerdo a Zobeida, actualmente compran el galón de leche a 60 o 65 córdobas en un acopio de su localidad y advierte, que en estas últimas semanas de abril es cuando puede darse otro incremento pero por el momento la cuajada de una libra la ofrecen en 55 y 30 la de menor tamaño y la crema a 40.

Por otra parte dijo que el periodo previo y durante la Semana Mayor, logró vender grandes cantidades de lácteos y productos elaborados con ellos, por ejemplo las rosquillas, diariamente en su casa ornaban hasta medio quintal en rosquillas y todo los distribuían en Juigalpa.

“Gracias a Dios nos fue bien, ya tenemos clientes y aunque La Cuaresma ya pasó, seguimos preparando tamales, rosquillas y pinolillo para distribuirlo”, expuso la comerciante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 16 =

Pin It on Pinterest