El papa pide a los obispos ayuda para superar los ‘miedos y recelos’ de la migración.

El papa Francisco, en un encuentro con los obispos de las diócesis centroamericanas reunidos en Panamá para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), pidió a los sacerdotes ayudar a sus comunidades «a superar miedos y recelos» ante el creciente fenómeno migratorio «masivo y organizado» que afronta la región.

Francisco remarcó que muchos migrantes «tienen rostro joven, buscan un bien mayor para sus familias, no temen arriesgar y dejar todo con tal de ofrecer el mínimo de condiciones que garanticen un futuro mejor».

«La Iglesia, gracias a su universalidad, puede ofrecer esa hospitalidad fraterna y acogedora para que las comunidades de origen y las de destino dialoguen y contribuyan a superar miedos y recelos”, insistió el papa.

“Acoger, proteger, promover e integrar” pueden ser los cuatro verbos con los que la Iglesia, en esta situación migratoria, conjugue su maternidad en el hoy de la historia”, agregó. Francisco no mencionó el muro que insiste construir el presidente estadounidense Donald Trump, en la frontera con México.

Tampoco el éxodo de venezolanos ni las caravanas de centroamericanos -principalmente hondureños- que marchan a Estados Unidos. El papa se refirió a otros problemas que aquejan a la juventud, «situaciones altamente conflictivas y de no rápida solución»: violencia doméstica, feminicidios, bandas armadas y criminales, tráfico de drogas y explotación sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =

Pin It on Pinterest