Corazón del turismo golpeado por crisis sociopolítica.

Casi todos los turistas han huido de Granada, la llamada “París de Centroamérica”, desde que estallaron las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega y varias ciudades de Nicaragua vivieron pillajes, incendios y violentos enfrentamientos que dejaron una estela de muertos y heridos.

Muchos hoteles y restaurantes han cerrado o mandado de vacaciones a buena parte de su personal y la famosa calzada de Granada, donde los turistas llegaban a comer, beber y escuchar música, ahora luce desolada.

“Todos se fueron, estamos con la gente que todavía está en el país terminando sus vacaciones, pero pienso que dentro de una semana no tendremos ningún turista”, advierte preocupado a la AFP el francés Raman Suzat, quien junto con su esposa Apolline administra un hostal en Granada.

El turismo, que en la última década se convirtió en el mayor generador de divisas en Nicaragua, ha sido fuertemente golpeado por las protestas que estallaron el 18 de abril con bloqueos en las vías, saqueos e incendios. Recientemente, hombres armados con garrotes salieron en medio de la noche a gritar y romper con violencia las puertas de los negocios para saquearlos.

Raman llegó hace tres años a invertir en Nicaragua atraído por sus niveles de seguridad y su crecimiento económico. Diariamente recibía entre 30 y 40 turistas, muchos de ellos europeos, estadounidenses y canadienses. En mayo su negocio se desplomó y con pesar cesó a la mayoría de sus empleados y junto con su esposa se puso al frente de la recepción, la cocina y la contabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =

Pin It on Pinterest