En medio de la crisis incrementan sus precios las frutas y verduras.

Radio Centro 870AM.
El clima ya no es tan propicio para las frutas y verduras, como consecuencia ya comienzan a desestabilizarse sus precios y la población sigue requiriéndolos para mejorar la alimentación diaria. Según explica Luis Galeano, es normal que haya menos cosecha de frutas pero eso inevitablemente afecta el bolsillo de los consumidores.

Galeano, que además de comercializar frutas y verduras, abastece a pequeños vendedores de estos perecederos y entre los cambios de precios más notables, citó como ejemplo la sandía, que pasó de costar 20 a 30y 40 córdobas y el chayote, que se vendía en 5 ahora su costo es de 10 córdobas cada uno.

“Tenemos algunas metodologías para variar eso, el Chayote lo vendemos a 3 por 20 para no afectar a la población y mantener las ventas. Por otra parte el limón se vende en 4 córdobas la unidad, la remolacha a 15 la libra (que anteriormente se vendía en 10), el melón aumentó 10 córdobas ofreciéndose en 30”, añade.

En cuanto a la papa, detalló, que la libra se comercializa en 15 y 16, luego que la cajilla registrara un incremento de casi cien córdobas; la cebolla se encuentra en 15 (con tendencia a incrementar 4 o cinco córdobas) y el tomate entre 12 y 13.

El producto que ha tenido mayor estabilidad es el plátano que se mantiene entre 5 y 4 dependiendo del tamaño. Mientras se despiden de la persistencia de los precios, hasta que comience la temporada lluviosa, asegura que las ventas han estado regulares, las personas tienen miedo a salir de casa sin embargo, se están abasteciendo.

“No puedo decir que son las ventas de siempre, pero no se deja de vender y eso permite mi permanencia en el negocio; intentemos ser positivos y esperar que ni el bolsillo de los consumidores no sufra consecuencias ni el sector comercio se desanime”, apuntó el comerciante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest