Maestros listos para celebrar su día.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
A pocos días de celebrarse el Día Nacional del Maestro, día en el que resurgen alabanzas al sector encargado de repartir el pan del saber, la efeméride trae consigo otros temas, entre ellos la vocación y las dificultades a las que se enfrentan con las nuevas exigencias.

Como parte de una serie de entrevistas que se presentarán en Noticentro con el fin de reconocer la indiscutible labor de los educadores, el profesor José Adán Duarte Urbina (con más de 12 años de experiencia en distintas etapas formativas y, seleccionado como el mejor maestro de Nicaragua en 2016) hizo referencia en la evolución de la educación y los retos que van surgiendo.

“En lo personal me alegra los agasajos que nos hacen en honor a la efeméride, también no es una novedad que además de estar a cargo de la educación académica, somos psicólogos, amigos y hasta papás, es ahí la esencia de mi visión del magisterio en la época actual, uno de los principales problemas es la ausencia de los padres de familia en el proceso formativo”, confesó Duarte Urbina.

Sin temor a equivocarse advierte que por más intentos que se hagan el ejercicio de la docencia no será lo suficientemente remunerado por la complejidad que implica; la carga se vuelve aún más pesada cuando el padre de familia no asiste a las reuniones o se aparece hasta el final de año y luego son acusados de “no hacer bien el trabajo”, como si la responsabilidad no fuese compartida.

“Me atrevo a decir que muchos de nuestros estudiantes viven solos, hay presencia física de papá o mamá pero no se involucran, por lo tanto eso nos recarga el trabajo. Pasamos medio día con 35 estudiantes que tienen necesidades distintas, con ese tiempo apenas podemos desarrollar su aprendizaje mientras les ofrecemos amistad”, dijo.

Además de invitar a la reflexión a los padres de familia, se dirigió a los futuros educadores (quienes se encuentran en la Escuela Normal) analizar si es su vocación, si es así no hay dificultad insuperable, de hecho se necesitan más profesores que vean en cada estudiante un futuro ciudadano; “¡cuántos rumbos han cambiado los profesores!”, apuntó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 4 =

Pin It on Pinterest