Profesional de la salud alerta a las familias ante la incidencia de las infecciones estomacales.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
Aunque en permanente vigilancia solo se encuentra las enfermedades respiratorias y las transmitidas por los zancudos, el doctor Xavier Luna alertó sobre la incidencia de infecciones estomacales, propiciadas por las bacterias que fomentan las lluvias e incluso la calidad del agua potable.

Las diarreas, dolor de estómago, vómito y en ocasiones fiebre, son algunos de los efectos que causa el adquirir una infección, los más vulnerables son los niños por su contacto con las charcas, la insistencia por jugar al aire libre y la falta de capacidad para lavarse las manos adecuadamente.

Con este riesgo latente el especialista recomendó estar pendientes, sobre todas las cosas, del agua que consumimos; inevitablemente cuando llueve las correntillas ensucian las fuentes de agua de las que tomamos, de menor a mayor rango se altera la calidad, si es así lo mejor es evitar tomarla o hervirla.

“Por leves que parezcan, las infecciones pueden causar daños graves como la deshidratación a causa de la diarrea, además recordemos que hay mucha proliferación de moscas, cucarachas y otros insectos conocidos por arrastrar bacterias”, añadió el médico.

Tampoco descarta que la temperatura fresca que predomina, desarrolle variaciones silenciosas de la presión arterial, en muchos pacientes se ha demostrado que los días nublados pero calurosos incrementan el riesgo de inestabilidad en la presión.

Como en otras entrevistas, hizo un llamado a ser responsables y acudir a un médico ante cualquier síntoma por leve que parezca e insistió, en que las infecciones estomacales o intestinales intensas, inducen a la pérdida del apetito y las ganas de consumir líquidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 20 =

Pin It on Pinterest