Candidato que se caracteriza por exabruptos e insultos se mete en la pelea por Presidencia de Costa Rica.

A base de exabruptos, acusaciones, muchas veces sin pruebas, e insultos soeces a todo aquel que se atreva a cuestionarle, Juan Diego Castro ha conseguido encabezar las encuestas a la Presidencia de Costa Rica, al frente del Partido de Integración Nacional, en un nuevo episodio del auge del populismo más agresivo.

Diego Castro acusó este lunes a los que definió como partidos “añejos”, de ofrecer a los drogadictos marihuana y crack a cambio de sus votos en un video distribuido por las redes sociales en el que explicitó que “estos despiadados les dan un celular a los adictos para que le tomen una foto a la papeleta a cambio de votos”.

La polémica está servida, pero ese es el caldo de cultivo en el que navega con soltura Diego Castro, un abogado que tuvo que ofrecer recientemente disculpas a las mujeres tras acusar a las funcionarias de la Administración de Justicia, sin dar nombres ni pruebas, de practicar sexo oral a sus superiores para ascender en el escalafón.

El candidato que “no conecta su lengua con su cerebro”, en descripción de uno de sus adversarios en estos comicios (Antonio Álvarez Desanti, del Partido Liberación Nacional, PLN), bloquea en sus cuentas a quienes no comparten sus opiniones. Además, tilda de “psicópatas” a los periodistas críticos y advierte que el periódico líder del país, La Nación, durará un año si llega a la Presidencia, en lo que se ha interpretado como un claro ataque a la libertad de expresión.

Pero suscita cierta simpatía por su oferta de “mano dura” contra la delincuencia, en un país que ve con preocupación la creciente tasa de homicidios, algunos con tintes especialmente escabrosos cuerpos mutilados, desmembrados y quemados en parte por la actividad de narcotraficantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 8 =

Pin It on Pinterest