Celebran su día, felices de ser madres ejemplares.

Por Marvin Miranda.
Juigalpa-Chontales.
Cada 30 de mayo se celebra en Nicaragua el día de las madrecitas. Efeméride que tiene como finalidad reconocer a ese ser que da vida, le da a sus hijos el cuido necesario, los educa y les inculca valores morales y espirituales, pero además, esta actividad estimula el comercio y ofrece el regalo perfecto para las reinas del hogar.

La ternura, la abnegación, el sacrificio, el amor de la mujer no son comparables con nada sobre la faz de la tierra, estos son valores únicos de ella. Las féminas defienden al producto de sus amores con todo, milita en el heroísmo y participa en los eventos que se ve obligada a asistir por azares de la vida.

“El (30 de mayo) es un día grande para (todos) los que tenemos a (nuestras) madres vivas o en la presencia de (Dios). Cada día recuerdo a (mí) madre porque ella me dio la vida, me cuidó y me enseñó a ser una persona de bien año”, dijo doña Yalile Rodríguez, habitante de Juigalpa.

Marcada por el tiempo, doña Josefa Esperanza Olivar González, lamenta la pérdida de su hijo durante el conflicto bélico de los años 80 y era según ella, el que atendía sus necesidades y el resto de sus vástagos la abandonaron. A pesar de eso, sobrevive en medios de dificultades.

“Cuando somos madres y padres para (nuestros) hijos…nos toca una tarea muy dura”, dice la señora Cristina Dolores López, originaria de la comarca San Nicolás-Comalapa y agrega, que una madre debe ser una amiga de sus hijos y que ellos le confíen todo y de esa manera, evitar sorpresas en un futuro.

Pese a los diferentes escenarios que les ha tocado vivir a (nuestras madrecitas), se sienten satisfechas por el 30 de mayo y aunque se merecen todo, jamás le piden a sus hijos algo por la vida y crianza, pero sabemos que el mejor regalo llegará a cada hogar de Nicaragua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + dieciocho =

Pin It on Pinterest