Siguen reclamando la reparación de las calles del residencial, Bosques de Juigalpán.

Por Mayra Suárez.
Juigalpa-Chontales.
“Ya no son calles, se han convertido en trochas”, así se expresan nuevamente ciudadanos que transitan por el barrio Bosques de Juigalpán, quienes ya no saben a quienes acudir pues llevan años esperando le solucionen el problema que además de atentar contra el estado mecánico de los vehículos, también dificulta la libre movilización y la salud de los habitantes.

En reiteradas ocasiones en Noticentro se han presentado entrevistas sobre la misma denuncia, el problema es que la situación empeoró luego de las últimas lluvias. En esta ocasión fue Ernesto Zabala quien dijo indignado que el llamado residencial, se ha convertido en un sitio inseguro para vivir.

“Los reclamos ya se han hecho, tanto a la alcaldía como a los encargados del proyecto, lamentablemente no se puede hacer una denuncia seria porque hay intereses de por medio. Además, hay un boleo, la alcaldía le pasa la responsabilidad a OFONENIC y viceversa. A estas alturas no tenemos una versión oficial y los que pagamos las consecuencias somos los habitantes”, declaró Zabala.

A pesar de la negativa, según cuenta este poblador, la directiva ha enviado una carta al actual alcalde de Juigalpa con la intención de planificar una reunión con él y replantearle el problema, porque está demás decir que el buen estado de las vías es sinónimo de progreso y bienestar social.

“Pagamos rodamiento y otro sin número de gastos que nos genera tener un vehículo, sin embargo la alcaldía no está haciendo nada para que reduzcamos el gasto por daños a la carrocería producto de los baches y zanjas, si no es responsabilidad de ellos entonces que nos argumenten con bases, porque no es justo que estén jugando con la población”, manifestó.

Zabala añade que la carretera a El Ayote está en mejores condiciones que las de Bosques de Juigalpán, donde a diario se movilizan estudiantes, funcionarios públicos y familias humildes que salen a ganarse el pan de cada día en circunstancias precarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 9 =

Pin It on Pinterest