Frutas y verduras presentan inestabilidad en sus precios.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
La inestabilidad de los perecederos en el Mercado Central de Juigalpa ya se ha vuelto una costumbre; según Luis Galeano, distribuidor de frutas y verduras, el comportamiento de sus precios depende de la demanda, el clima, el lugar de la cosecha y por supuesto el rendimiento del cultivo.

Basado en esos aspectos, informó que esta semana la mayoría de verduras mantienen su costo, por ejemplo: el repollo que incrementó 5 córdobas desde la semana pasada, se ofrece entre 50 y 55 (variado por el tamaño), el plátano cuesta 6 córdobas (con tendencia a incrementar en las primeras semanas de febrero).

“Mientras tanto el tomate se comercializa en 12 córdobas la libra (600 la cajilla), los chayotes a 5 la unidad y la papa de calidad ronda los 10 córdobas, la libra de cebolla se encuentra entre 12 y 13, esta ha venido bajando de precio porque alcanzó hasta los 22 córdobas”, detalló el comerciante.

Galeano continuó diciendo que la libra de zanahoria se cotiza en 10 córdobas y que además, esta es una buena semana para consumir las frutas de la temporada, pues suelen incrementar sus costos cuando nos acerquemos al pico más alto del verano (o al inicio de la Cuaresma).

Por el momento la papaya se vende en 30 córdobas (y de buen tamaño), la sandía ya experimentó el primer incremento, pasó de costar 30 a 40 córdobas; contó también que hay buena producción de melón, eso permite que la población lo compre a 20 o 25.

Al preguntarle sobre los márgenes de venta, mencionó que esta semana inició “rogadona”, esto lo atribuye a que faltan pocos días para el inicio del año lectivo y los padres de familia priorizan los útiles escolares, “solo han estado comprando lo más necesario: cebolla o tomate”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest