Califican de irrespeto a la clase trabajadora la no negociación del salario mínimo.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
Como una falta de balance, irrespeto a la clase obrera y un retroceso significativo al desarrollo económico del país, fue catalogada la decisión de no negociar el salario mínimo por el máster José Antonio López, procurador Laboral y de Seguridad Social.

De acuerdo a su análisis, 3 factores son los que se deben considerar para negociar el salario mínimo y está establecido en la ley: inflación, crecimiento y precio de la canasta básica, dos de ellos se cumplen por lo tanto el salario no debió quedar congelado en el resto del año, aunque sea un 3% el sector merecía del incremento pues se ha perdido el valor adquisitivo.

“Esto no es una demanda de unos cuantos, los mismos sindicatos sandinistas propusieron un 3 o 5% de incremento, sin embargo la próxima revisión se realizará en 2020 cuando desde el 2018 no sufre un cambio, pero sí los productos de la canasta básica se han vuelto inalcanzables para muchos”, declaró López.

Aunque incluso algunos empresarios dijeron que no es el momento para estar aumentando el salario, si no tratando lo más posible de poder preservar el empleo, para este procurador dicho escenario se traduce en descensos en el sector comercio, desempleo, migración e inseguridad laboral.

“Según informes oficiales de Funides, el rubro que está creciendo son las remesas; ¿qué significa eso? Que la economía va en declive y los afectados son las familias nicaragüenses, los más vulnerables, los trabajadores del campo, las asistentes del hogar y la familia”, afirma.

El salario mínimo en Nicaragua varía entre 4 mil y 7 mil córdobas (unos 130 y 220 dólares), dependiendo del sector laboral. Los trabajadores del campo son quienes reciben los sueldos más bajos del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest