Pequeños agricultores vaticinan baja producción en el ciclo de postrera.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
La primera jornada productiva fue más o menos satisfactoria para don Lorenzo Suárez, de la comarca El Zancudo-San Francisco de Cuapa, quien habló de los problemas más sentidos del sector y las expectativas de la cosecha de postrera que no promete mucho.

Detalla que el entusiasmo es permanente, pues la mayoría han heredado la agricultura y le tienen cariño, pero si son realistas no les está resultando cosechar, al menos de la forma en la que lo están haciendo; él por ejemplo afirma que en los últimos años solo está sembrando para el consumo y no para vender, porque no recuperaría ni el 50% de lo invertido.

Don Lorenzo cuenta además, que recién iniciaron la siembra de postrera a falta del establecimiento de las lluvias, por lo que el rendimiento es incierto; de igual manera dejó claro que tienen muy poco o nada de asesoramiento y la mayoría trabaja con recursos propios, lo que significa que no acceden a préstamos.

“Pasa algo, a veces se dan las condiciones del clima pero uno termina vendiendo barato y eso desanima; este año hemos tenido que enfrentar los altos costos de los insumos, solo el abono cuesta más de mil córdobas, yo calculo que cosechar una manzana equivale a unos 6 mil córdobas y eso cuesta para un pequeño agricultor”, declara.

En el sector, es evidente la falta de otras características que los impulsen, por ejemplo, la diversificación del cultivo pues solo siembran granos básicos como frijol, maíz y trigo. Suárez argumenta que han intentado sembrar tomate y chiltoma, pero no identificaron buena demanda local, entonces regresaron a lo tradicional.

A manera de propuesta mencionó la necesidad de organizar el gremio, algo que en Cuapa se ha intentado de forma superficial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest