Profesional de la salud mental: “El miedo puede ser peor que el mismo coronavirus”.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Juigalpa-Chontales.
La crisis sanitaria que atraviesa el mundo, como consecuencia de la expansión del coronavirus, antes del contagio la sociedad primero se enfrenta a cuadros psicológicos que podrían jugarnos una mala pasada; muchos definen esto como Histeria Colectiva y muchas personas, el miedo a la enfermedad puede ser peor que la enfermedad misma.

De acuerdo a las declaraciones de la licenciada Dolores Ayala, psicóloga, esto es muy común y casi justificado por la magnitud del riesgo de contraer el Covid-19, más con la cifra de muerte, no obstante, será decisivo mantener una buena salud mental para enfrentarse a la pandemia.

“La mente, el aparato psíquico y el mundo interno de las personas, reaccionan a la llegada de esta pandemia con mucha angustia porque se trata objetivamente y realmente de una situación angustiante y preocupante. Entonces reaccionamos con miedo y preocupación, con pánico, a veces no pensamos bien las acciones, algo parecido es la conglomeración de personas en los mercados arrasando con todos los productos de limpieza”, explica.

Analiza que es completamente racional estar ansioso, porque no estamos seguros de cómo se desarrollará. Aun así, hay una diferencia entre sentirse inquieto por un tema incierto y estar ansioso hasta el punto de que la preocupación dificulta el sueño y la vida diaria. La sobrecarga de información falsa y la acumulación de preocupaciones, tienen nefastas consecuencias en el bienestar físico y psicológico y pueden acelerar la mente a una velocidad aterradora.

“No creo que haga falta decirlo, tos sabemos que el estrés y el insomnio son letales para la salud en general, además urge mantener la calma, sin dejar de realizar las medidas establecidas, pues estos cuadros fácilmente los reproducen nuestros seres queridos más cercanos, los niños por ejemplo siguen modelos, si ven a alguien a alguien de su familia perder el control no podemos esperar otra cosa de ellos.

Recomienda a los creyentes, no dejar de orar, en general a disminuir el exceso de información sobre todo por redes sociales, reconocer las emociones y aceptarlas, si es necesario, compartirlo con las personas más cercanas para encontrar la ayuda y el apoyo que necesita; informar a los seres queridos de manera realista y evitar hablar permanentemente del coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest