Mujer se abre camino en la confección de prendas.

Cortesía de César Almendarez.
Boaco.
Inició realizando trabajos de costura con agujas de mano y luego, adquirió por sus medios una máquina de pedal para mejorar sus trabajos. Así doña Glenda Castro, se vino abriendo camino en la sastrería, considerada en la actualidad una mujer con muchos deseos de superación y dueña del taller «Dios Proveerá».

La señora Castro vive a unos 20 kilómetros de la ciudad Boaco, trabaja todos los días elaborando prendas de vestir que le encargan los habitantes de la comunidad El Portón, donde ella habita con su familia, donde la clientela viene creciendo cada día.

En la actualidad Castro ha adquirido más medios para mejorar sus trabajos como máquinas eléctricas, gracias a proyectos de préstamos rurales, otorgados por el Ministerio de Economía Familiar a mujeres emprendedoras del campo.

Habitantes de la comunidad El Portón ya no viajan a la ciudad Boaco para que le realicen trabajos de costura y fabricación de prendas de vestir, ya que cuentan con los trabajos que Glenda realiza a precios muy bajos y de buena calidad.

«El trabajo aquí en la costurería no ha parado y ahora tengo más encargos y yo, como mujer ayudo a mi esposo ahora porque gano dinero y cada día voy adquiriendo más equipo y también, cuando tengo muchos trabajos me ayudan dos muchachas que ganan su dinero», agregó doña Glenda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest